Curiosidades

¿Sabías que los pulpos son uno de los animales más inteligentes?

Los pulpos son uno de los animales más inteligentes

¿Sabrías decir cuál es el animal más inteligente sobre la faz de la Tierra? Muy probablemente te venga a la cabeza los delfines o el propio ser humano. Sin embargo, en este particular top de inteligencia en animales, destaca el pulpo (o más bien toda la familia de moluscos cefalópodos). Te explicamos por qué los científicos afirman que los pulpos son uno de los animales más inteligentes.

Los pulpos, uno de los animales más inteligentes

Mira este vídeo:

Hasta ahora, todos los virales protagonizados por un pulpo se centraban en su capacidad para abrir tarros. En efecto, los pulpos, como uno de los animales invertebrados más inteligentes, son capaces de abrir tarros que incluso a los humanos se nos resisten.

Sin embargo, en este vídeo tenemos la muestra visual de cómo los pulpos son capaces de entender que dos instrumentos -como son dos conchas- pueden ser algo que en un futuro le sea útil. Este concepto, de acuerdo a las conclusiones de los científicos, implica que los pulpos son inteligentes.

¿Una casualidad evolutiva?

¿De dónde surge esta “inteligencia” en los pulpos? Según los diversos estudios, el desarrollo de la inteligencia biológica de los cefalópodos, entre los cuales se encuentran los pulpos, se haya en la propia evolución.

El momento culmen fue la pérdida de la concha protectora. Al producirse este fenómeno, los pulpos se encontraron más expuestos ante los depredadores, lo que les ha “obligado” a encontrar fórmulas biológicas y mecánicas para sobrevivir.

Y es que la inteligencia, como concepto, precisamente hace mención a la capacidad para encontrar soluciones ante las dificultades. Como en este vídeo.

Los tentáculos de los pulpos: ultra receptores con inteligencia propia

¿Sabías que cada uno de los tentáculos de los pulpos contiene más de 40 millones de receptores? Son sus particulares sentidos: gusto, olfato y “vista”. De hecho, recientes investigaciones han demostrado que cada uno de estos tentáculos tiene una voluntad propia e independiente.

Como si cada tentáculo fuera en realidad una mente con inteligencia para interpretar las señales que sus radares en forma de ventosa (¡llegan a tener hasta 180 ventosas!) le envían. Si hiciéramos un símil entre el hombre y el pulpo, los tentáculos de estos serían nuestros dedos.

¿Qué hace el pulpo con toda esta información? ¿Utiliza estos datos de forma “inteligente”? En efecto. Mientras que los vertebrados utilizan el cuerpo como un instrumento puramente mecánico, los pulpos emplean cada una de sus partes para desarrollar su inteligencia de especie. La suya es una inteligencia descentralizada.

Algunos ejemplos de cómo los pulpos son uno de los animales más inteligentes

Realmente, los pulpos son una de las criaturas más interesantes. Tienen una anatomía muy particular, y utilizan su inteligencia para adaptarse al entorno y convertirse en auténticos depredadores si es necesario.

Estos son solo algunas muestras de por qué los científicos afirman que los pulpos son uno de los animales más inteligentes.

La inteligencia de los pulpos es evolutiva

Los reyes del camuflaje

Su cuerpo, extremadamente flexible, les permite transformarse según la circunstancia. De hecho, pueden cambiar con asombrosa rapidez su forma o su color.

Poseen memoria a corto y largo plazo

No es una memoria en los términos de los humanos, pero los cefalópodos disponen de una capacidad similar de recordar situaciones y utilizar esa información para tomar “decisiones” en situaciones similares.

Su propia personalidad

Los investigadores han llegado a la conclusión que los pulpos, la sepia o el calamar desarrollan su propio carácter en función a sus experiencias. Así, los invertebrados que se han mantenido en cautividad para su estudio y observación han mostrado patrones de comportamiento similar al hombre: con algunos científicos a los que “reconocen” de su entorno habitual, sin problemas; no así con los “intrusos” a su espacio.

Patrones de sueño similares a los de las aves o los mamíferos

Aunque resulte difícil imaginarlo, los pulpos también duermen, y, según las investigaciones, tienen patrones de sueño bastante parecidos al de los vertebrados. De hecho, es curioso observar cómo los pulpos se refugian en cualquier grieta, se mimetizan con el entorno a modo de salvaguarda y descansan con las pupilas estrechadas.

Al igual que tú, lector, si un día duermen menos horas de las que necesitan, deben recuperarlas en la siguiente oportunidad para descansar.

En el caso del pulpo aún no se ha demostrado, pero otros cefalópodos como la sepia se sabe que duermen por etapas, siendo una de ellas equiparable a nuestra fase REM. Precisamente este estadio se identifica con cómo los mamíferos y demás vertebrados aprenden e interiorizan la experiencia para su posterior aplicación (inteligencia).

¡Puntúa este artículo!
Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir