Perros

Cosas que debemos tener en cuenta antes de decidirnos a tener un perro

Consejos para antes de decidirnos a tener un perro

La decisión de incorporar un perro a la familia no debemos tomarla a la ligera. Antes de decidirnos a tener un perro tenemos que ser muy conscientes de que es un ser que va a depender de nosotros toda su vida y que va a necesitar unos cuidados y unas atenciones. ¿Es el momento de tener un amigo de cuatro patas?

¿Qué hay que saber antes de decidirnos a tener un perro?

Necesita tiempo

Si los horarios de trabajo no nos dejan demasiado tiempo libre entre semana o estamos demasiado ocupados, un perro no es la mejor opción. El perro necesitará que le dediquemos tiempo y no basta solo con sacarlo a pasear para que haga sus necesidades. Para crear un vínculo fuerte y bonito con él, para que sea sociable y, sobre todo, para que sea feliz, hay que jugar con él, cuidar su alimentación e hidratación, educarlo, bañarlo y, en algunos casos, también cepillarlo, entre otras cosas.

Para tener un perro hay que tener tiempo

Gastos fijos y extras

Todos los perros, sin excepción, tienen unos gastos fijos y otros variables. Dentro de los gastos fijos se incluyen los antiparasitarios, las vacunas, los productos de higiene y la alimentación. Aunque hay piensos de muchos precios, alimentarlo con las marcas más baratas o con las sobras no es lo más aconsejable. El tamaño del perro también influye en este gasto, cuanto más grande sea, más comerá.

Dentro de los gastos variables entrarían las visitas al veterinario, los juguetes, el comedero y bebedero, la correa de paseo, el collar y otros objetos que pueden deteriorarse o romperse con el tiempo.

Tener un perro no es gratis. Incluso aconsejamos tener unos ahorros para posibles imprevistos.

Los inicios son complicados

Cuando un perro entra en casa hay un periodo de adaptación para ambas partes. Al principio puede hacer algún destrozo y quizá haga sus necesidades en casa porque aún no sabe que ese no es el sitio. Con paciencia tenemos que educarlo, siempre a través de un refuerzo positivo, y marcar unas rutinas para que sepa qué puede hacer y qué no. Durante este periodo de adaptación, también nosotros tenemos que aprender de él y conocer sus necesidades para poder satisfacerlas.

Escoger el tamaño

Aunque un perro se puede adaptar a cualquier tipo de vivienda, hay que ser consecuente con el espacio que tenemos. Un perro muy grande en un pequeño apartamento no es lo ideal. Y para una persona muy viajera, es mejor un perro pequeño que pueda subir a cualquier tren y que sea aceptado en la cabina del avión.

Para una persona activa, en cambio, podría ser un error coger un perro pequeño que quizá no aguanta largas caminatas. Un perro grande puede ser un gran compañero para practicar senderismo, running y otras actividades deportivas.

Otras cosas a tener en cuenta

Antes de decidirnos a tener un perro hay que saber que existe la opción de adoptar y la de comprar. Adoptar significa darle a un perro sin hogar una segunda oportunidad y salvarlo de una situación bastante desagradable. Pero si por algún motivo se escoge comprar, nuestro consejo es hacerlo en un sitio transparente, legal y donde las hembras no estén explotadas.

Los primeros días con un perro pueden ser difíciles

También habrá que escoger entre un cachorro o un perro adulto. El cachorro, durante los primeros meses, necesita mucha paciencia, tiempo y trabajo. Eso sí, la experiencia de verlo crecer es preciosa. Un perro adulto, en cambio, en general suele ser más tranquilo y alguno ya está hasta educado.

A pesar de todas estas obligaciones, tener un perro tiene muchas cosas buenas. Es el ser que más cariño y compañía nos dará. Será un amigo para toda la vida.

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir